· 

Quinario 2020 al Santísimo Cristo de la Misericordia

Con el Santísimo Cristo de la Misericordia presidiendo un espléndido altar de cultos -con 110 puntos de luz- preparado por Mayordomía, ha comenzado en la Basílica el solemne quinario al Santísimo Cristo de la Misericordia; la santa misa ha sido oficiada por el R.P. Santiago González Silva, CMF, que ha animado a los hermanos a iniciar el tiempo cuaresmal con actitud de conversión y con la práctica de la oración, el ayuno y la limosna.

Antes de la bendición final, juraron su cargo dos nuevos miembros de la junta de gobierno.

Antes de comenzar el segundo día, una representante de la asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada animó a los presentes a unir a su oración del quinario el recuerdo de los cristianos perseguidos, exponiendo especialmente el caso de Irak, donde han sufrido y siguen sufriendo por la violencia del Estado Islámico. Durante la misa estuvieron expuestos unos objetos procedentes de ese país, como un Crucificijo al que habían arrancado la imagen de Cristo, un icono en el que era visible una bala incrustada  y un fragmento del  báculo de un obispo martirizado.

En la homilía, el predicador recordó que ese día, el 27 de febrero, se cumplían 370 años de la procesión en la que la imagen de nuestro titular fue llevado desde la iglesia de la Magdalena al hospital de San Bartolomé, en rogativas para impetrar el fin de la epidemia de peste que asolaba Andalucía, y que remitió a los pocos días, lo cual hizo que la sagrada imagen empezara a ser conocida con el nombre de Cristo de la Salud, que llevó popularmente durante dos siglos.

El sábado 29 de febrero, cuarto día del quinario, el celebrante bendijo, al terminar la santa misa, el joyero pectoral que una familia cofrade ha donado a Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo.

La fiesta de regla del domingo 1 de marzo revistió gran solemnidad y belleza. La Basílica se quedó sin sitio para sentarse y varias personas hubieron de seguir de pie la ceremonia. Representantes del Ayuntamiento, la Agrupación de Cofradías y varias hermandades de nuestra ciudad ocuparon, junto a la junta de gobierno, los primeros bancos del templo.

El equipo de acólitos prestó empaque y dignidad litúrgica a la función religiosa, en la que nuestra Capilla Musical interpretó con su habitual maestría las distintas partes de la misa. En su homilía, como había venido haciendo en los días previos, el padre Santiago González Silva, CMF, interpeló a los presentes vinculando la narración del Evangelio (las tentaciones a Jesús en el desierto) con las tentaciones que el mundo contemporáneo nos pone por delante para dejar de atender la llamada de Dios. Al término de la celebración, se impuso la medalla a varios hermanos que han ingresado en la cofradía en el último año.

Tras el acto religioso vivimos en la Casa de Hermandad la tradicional convivencia en la que se trataron todos los proyectos y actividades previstos para la Cuaresma recién empezada.

Ofrecemos a continuación un completo ámbun fotográfico del quinario 2020.

Escribir comentario

Comentarios: 0